Glamping en Costa Rica

Locas se diferencia de las demás agencias de viajes por su capacidad para encontrar lugares mágicos en los destinos a los que vamos. Uno de ellos es el Glamping en la Bahía de Tambor, en Costa Rica. Claramente si vas a Costa Rica es porque de gusta la naturaleza entonces no hay dudas de que este lugar no quede entre tus favoritos del mundo!

Les cuento mi experiencia personal con este lugar ya que definitivamente iría mil veces más!

Llegamos a un puerto muy pequeño y nos subimos a la embarcación, ya que al glamping solo se llega en bote. Me dicen que tenemos que pasar por un restaurante cerrado donde estaban terminando de juntar en una camioneta frutas y verduras orgánicas de una feria ecológica que recién terminaba. “El gampling de la gringa allí está”, cuando la voy a saludar me encuentro con una señora de pelo largo rubia o pelo blanco, el sol y la vida no me dejaban determinan claramente su edad, pero creo que rondaba por los 70 años. Descalza me muestra con su español americanizado, que se había lastimado el pie con una rama, de andar descalza todo el dia. Así conocí a Honey una especie de abuela hippie con la fortaleza de una leona.

Sin entender mucho seguimos hacia el muelle donde aparece un bote de goma con Pocahontas y el príncipe Felipe, de la bella durmiente. Seres soñados que se llaman Eli y Nayo. Nayo es el más pequeño de los 9 hijos de Honey y Eli es su mujer, dos jóvenes bellos por dentro y por fuera. Jamás pensé que en ese lugar mágico que había encontrado para llevar a mis Locas también existía una historia mágica de amor! 

Hace 40 años, un hombre de Oregon, su señora y 4 hijos deciden comprar un catamarán y empezar una aventura que al día de hoy sigue dándoles adrenalina a sus vidas.

En el viaje de Oregon a Costa Rica uno de los 9 hijos hijos nació en altamar! Por suerte ella es partera, aunque asistir a su propio parto requiere mucha valentía. Llegaron a Costa Rica y deciden cambiar sus nombres por Heart y Honey y bueno no hay mucho más que decir. Con esos 9 hijos y ahora con sus nietos son una familia de esas que tienen magia. Compraron ese trozo de tierra en Costa Rica y lo hicieron un Glamping donde reciben y tratan como reyes a sus huéspedes.

Desde las comidas orgánicas de Irene, la hija mayor, los paseos en bote a bucear o buscar delfines y tortugas con Eli y Nayo o los baños de noche en altamar con las noctilucas, el Glamping es la experiencia más alucinante que les puedo recomendar en Costa Rica. 

Las tiendas cuentan con cama matrimonial, ventilador y la mejor vista del mundo. El baño es común, dos ducheros y dos baños para las 7 tiendas, pero como el Glamping es privado solo por familias o grupos es fácil ponerse de acuerdo entre todas.

Todo lo que precises Eli y Nayo te lo solucionan o te llevan a conocer. Incluso un dia, Heart nos llevo a pasear en un catamarán pequeño, para luego hacernos un concierto de órgano, no hay nada que Heart no sepa hacer!

Fue una experiencia inolvidable donde los cangrejos, los monos, la playa privada, las tortugas marinas y la comida casera y orgánica te demuestran que, con muy poca cosa, podemos ser felices! Repito te tiene que gustar mucho la naturaleza! Pura Vida!