Mi viaje a Grecia

Por: Sofia Dulcini

Muchas veces pasa que vemos una película y nos quedamos atrapadas en sus hermosos paisajes. Hace un tiempo les contábamos sobre algunas películas que te inspiran a viajar , pero en esa lista no incluimos a la película de Mamma Mia! Ni la película uno ni la dos. Se preguntarán porque? Por que sin duda es un país que merece un blog especial. 

Voy a empezar contando cómo nuestra vida nos lleva a toparnos con decisiones inesperadas, que terminan siendo las que nos llevan a los destinos más maravillosos.

El año pasado en abril me encontraba en Europa, viajando por trabajo. Antes de sacar el pasaje para irme me encuentro con varias decisiones que tomar, debo decidir si quiero, si puedo quedarme más tiempo paseando y conocer algún lugar nuevo. Tengo que admitirles que cada vez que me encuentro en esta encrucijada siempre decido por decir que sí y viajar! Viajar y viajar! Por todos los lugares que me de el tiempo (la licencia, y la plata!). Realmente no iba con un rumbo claro, pero tenia muchas ganas de conocer lugares nuevos. Como el pasaje lo saque varios meses antes de irme pensé que lo mejor sería decidir mi rumbo sobre la marcha, en el momento en que ya estuviera en Europa y con el congreso terminado. Y fue así como se hizo Abril, el mes del viaje! Me fui al Congreso en Polonia, estando allí recordé que hacía algunos años había visitado la isla de Chipre que es mitad Griega y mitad turca pero nunca había tenido la oportunidad de visitar GreciaDecidí que ese era el momento!

 Ese misma noche me compre el pasaje que salía en dos días para Atenas! Y que decisión más maravillosa!

Llegue a Atenas bastante cansada del congreso, apenas me baje del avión encontré un Free Walking Tour y pensé: cuantas veces voy a estar en Grecia. ¡Afuera cansancio! Afuera! Me acerque al hostel, dejé las cosas y caminé hasta el punto de encuentro con el grupo del tour. Sobre el paseo no les puedo contar cada detalle, solamente decirles que la historia de la antigua Grecia es tan alucinante como aparece en las películas. Las ruinas construidas a la perfección nos hacen cuestionarnos cómo hacían cuando no habían maquinas!!! Todo tan perfecto, detalle tras detalle. En el tour escuchaba que varios de los viajeros habían estado en Mykonos o en Santorini así que apenas salí del tour decidí investigar en internet como hacer para viajar a aquellas islas tan conocidas por todos por esas construcciones blancas con techos azules, por esos atardeceres, por las aguas cristalinas. Y así fue como al día siguiente ya me encontraba en el Ferry viajando hasta Mykonos. Me encantaría contarles cada segundo que vivi ahí porque se siente una energía especial, una mezcla entre paraíso y fin del mundo. Les puedo asegurar que las calles son todas todas tan iguales que camines para la dirección que elijas vas a perderte cada vez más, pero es una sensación tan linda! Callejones blanquitos, limpios, decorados con flores, cada balcón pintado con un color bien fuerte que le da vida a esas paredes tan blancas. Después de caminar algunas cuadras llegué hasta los típicos molinos desde donde se puede ver toda la hermosa vista de la península. (Vayan al atardecer!!)

De esa isla no me quería ir, tenia todo lo que necesitaba! Platos de pasta maravillosos en la zona de la pequeña Venecia, acompañada de vistas inexplicables del agua y las lucesitas de la isla. Pastelerias maravillosas con chocolate, café y postres que cuando me acuerdo se me hace agua la boca!Pero, también quería seguir conociendo Grecia, así que luego de unos días me fui a Santorini. Viaje en el Ferry con una amiga argentina que me hice en el hostel de Atenas. Esas son de las maravillas de viajar sola, conoces viajeros que tienen los mismos planes o mejor dicho “no planes”. En fin, juntas nos fuimos a Mykonos y luego a Santorini

Cuando les digo Santorini estoy muy segura de que a todos se les vienen a la cabeza imágenes de una casita blanca atrás de la otra y todas ellas acompañando la forma de la montaña, que si lo imaginamos desde arriba vemos como van saliendo esas construcciones y llegan hasta lo más mas bajo, casi tocando el mar. Y sí, todo eso es verdad! Pero no les quiero mentir, apenas llegas al puerto nada de eso se ve. Llegamos y desde ahí nos tomamos un ómnibus directo hasta Fira, el centro de la isla (un excelente lugar para quedarse porque es el único lugar de la isla que tiene ómnibus hasta todos lados). Muchas veces recomiendan Oia. ¿Por qué? Porque es la zona que todos imaginamos, la zona que más arriba les estaba describiendo. El mejor lugar de Grecia para ver el atardecer (sí, me voy a tomar ese atrevimiento). Se ve gente que llega una hora antes del atardecer para investigar y encontrar el mejor lugar desde donde sacar las fotos y no solo eso, sino que todos con botellas de Champagne para brindar este evento magistral.

Cada momento en este país me genero emociones, emociones de todo tipo y color. Colores viajando por mi cuerpo, playas con arenas multicolores, agua donde se nos ven hasta los dedos de los pies y perderse, sin dudas perderse en este país es la mejor forma de encontrarse. De pensar, reflexionar y disfrutar!

Viajé a Grecia sola y conocí Santorini, Mykonos, Chipre y Atenas, ahora puedo contarles que lugares deben visitar en su viaje en grupo a Grecia.